Avisar de contenido inadecuado

La Bruja

{
}

31 de Octubre de ----


Hoy fui a un recorrido del terror en nuestra colonia.
Comenzamos en el crepúsculo, nos reunimos en la entrada norte imitando a una peregrinación, solo que cubiertos de maquillaje blanco y rojo para similar ser esqueletos, zombis e incluso vampiros que han dado un buen trago de sangre a sus víctimas. En el camino fuimos observados por muchos niños y varios padres e incluso abuelos que nos miraban con cierta desaprobación pues en nuestra colonia hemos aprendido que si ves a un grupo de gente de más de cuatro personas es un desastre en potencia, sin embargo nuestro objetivo no era vandalismo, solo diversión ocasionada por sustos entre los integrantes.
Varios de mis conocidos fueron víctimas de bromas en los lotes abandonados compañeros escondidos en las azoteas o lugares oscuros regresando los objetos que eran arrojados fue muy divertido ¡incluso fuimos asustados y perseguidos por algunos perros disfrazados de arañas gigantes!
La mejor y más aterradora parte del recorrido fue en una casa abandonada, Cristina me dijo que en ese lugar encontraron el cadáver de un muchacho que fue quemado vivo mientras intentaba huir brincando la reja de púas que protegía su hogar y, según murmuran fue obra de una bruja. Hay quienes incluso aseguran que cada Halloween o Día de Muertos se escucha al joven gritando mientras el fuego lo consume y se percibe el olor a carne quemada.
Con semejante historia ¿Quién no elegiría un lugar así como último lugar a visitar de un recorrido del terror?
Por desgracia tuve que irme antes de que pudiéramos ver el lugar donde aseguran que el joven empezó a ser quemado, odio que me obliguen regresar temprano a casa y más cuando estamos en puente vacacional, pero pienso asistir de nuevo mañana en la noche, quizás en compañía de Sandy pues ella afirma haberla visto, seguramente es otra de sus pesadas bromas pero me arriesgare…

01 de Noviembre de ----


Hoy me reuní con Sandy afuera de aquella casa para investigar sobre el chico quemado, le dije que no nos dejarían entrar debido a que estarían arreglando el lugar para el recorrido nocturno de hoy, pero como era de esperarse, Sandy no dudo en usar su “encantos” para que uno de los muchachos nos diera acceso…
Sandy y yo dimos un vistazo al lugar y ¡wau! La casa por sí misma es espeluznante y contradictoria a la vez pues yo siempre me había imaginado sitios abandonados con pintura descascarada, polvo, maleza, vidrios rotos y puertas caídas pero esta casa estaba “desnuda”, no pienses mal, me refiero a que solo las paredes de afuera están pintadas, cualquiera pensaría que es un “hogar de ricos” pero el interior es otra historia, en lugar de hermosa pintura, cuadros y fotografías los ladrillos naranjas y el gris del concreto hacen creer que te has transportado a una de las zonas pobres de la ciudad sin tener que recorrer una gran distancia. Desde luego los muebles prestados para el recorrido contrastaron de manera extraña el lugar ¡se parecía al escenario de una película!
Cuando llegamos a la cochera Sandy empezó a comportarse de manera extraña…bueno más extraña de lo normal, primero creí que estaba intentando jugarme una broma pues el olor de carne quemada no tardó en hacerse presente.
-Seguramente son los del personal probando los efectos “especiales” o alguien de la cuadra estará haciendo una carne asada-le dije
Sandy rio ante mis palabras pues me dijo que nadie hacia lo segundo durante la noche debido a la pesadez y sueño que produce la carne cuando esta se ha comido en exceso y que mucho menos podría tratarse del personal probando los efectos pues el chico del staff que nos había dejado pasar le comento que como sorpresa añadirían el olor de la carne quemada y el cuerpo falso para el último día del recorrido y que invitase a sus amigos, desde luego sin divulgar el secreto para que no se perdiera la “magia”
Recorrí toda la cochera buscando el origen del olor intentando desestimar las palabras de Sandy y descubrir su broma, pero no había nada… ni bolsas pestilentes, señales de fuego recién encendido o humo que se filtrara de alguna ventana o debajo de la puerta…el aroma de la carne quemada provenía del suelo…justo donde me encontraba parada…


01 de noviembre de ----
11:30 pm
Enserio creí que se trataba de una mala broma por parte de Sandy hasta que ocurrió el apagón en toda la cuadra…
¿has estado alguna vez en oscuridad total? es la sensación más horrible del mundo pues, aunque la penumbra puede durar unos minutos e incluso solo instantes, corres el riesgo de sufrir un accidente con algún objeto del lugar donde estés tu instinto te indica que hay algo ahí…observándote desde las sombras.
Me encontraba al borde de un ataque de pánico cuando una tenue luz me ilumino desde la espalda, volteé hacia atrás y lo primero que vi fue un pequeño destello que parecía provenir desde el interior de la casa, abriéndose paso rápidamente hasta llegar a la reja de entrada, al principio pensé que se trataba de una vela hasta que se transformó en una llama con forma humanoide de la cual surgían gritos y sandeces ininteligibles mientras corría y se sacudía erráticamente hacia mí.
Corrí hacia la entrada y apenas comencé a escalar las primeras púas del enrejado, en cuestión de un parpadeo sentí como el fuego me atrapo dejándome nuevamente en la oscuridad, pensé que entraría al infierno en la tierra en cuanto las llamas tocaron mi piel, pero en su lugar sentía frío…
Cuando abrí los ojos me encontraba en la entrada de la casa en compañía de otras dos chicas que esperaban que el cadenero nos diera acceso, curiosamente ellas iban vestidas con ropa nocturna; una llevaba minifalda verde Nilo y una camiseta blanca de tirantes con escote blanco acompañada de unos zapatos de tacón dorados, mientras la otra vestía un vestido corto de diferentes tonos de azul y verde con tacones negros… ¿Por qué puedo recordar tan bien sus atuendos, pero no sus rostros?
Antes de preguntarle a alguna de ellas que es lo que sucede, nos encontramos dentro en la sala de la casa. Ellas festejan como si se encontraran en la disco, pero no hay nadie salvo nosotras tres y el misterioso personal que parece moverse con la velocidad del rayo pues mientras estamos sentadas en el viejo sofá frente a la mesita que yace ante nosotras los platillos aparecen y desaparecen tan pronto como son servidos y devorados por mis extrañas acompañantes.
La chica del vestido me acerca un plato con pequeñísimos sándwiches con un palito incrustado y la otra ofrece algo parecido a papas fritas, invitándome a que los pruebe junto con las bebidas en los vasos de plástico.
Tomo un poco de ambos bocadillos, cuando estoy a punto de devorarlos el olor de putrefacción y humedad golpea mi nariz. Les pregunte a las chicas si percibían ese aroma, pero ambas lo niegan, invitándome nuevamente a que consuma la comida que acaban de poner en nuestra mesa; sopa fría y algo de carne. Pero cuando estoy por servirme una porción la sorpresa y el asco me invaden al descubrir que el contenido de los platillos se encuentra en descomposición mientras ellas lo consumen, ríen y escupen pequeños trozos putrefactos haciendo que su boca se torne de un verde sucio.
Lo primero que pensé fue en salir de ahí, sin embargo, las náuseas solo me permitieron alejarme de la sala para buscar el baño más próximo y desechar esa asquerosa escena. ¿Qué diablos está ocurriendo?
De pronto el sonido de unas pisadas me helo, creí que se trataría del personal o incluso de Sandy moviéndose en la cocina o tras bastidores, seguí el sonido de las pisadas hasta una de las habitaciones, pero en lugar de encontrar a mi amiga riéndose de su broma o algún miembro del recorrido del terror había dos niños pequeños, quizás de unos 7 o 10 años, no podría decirlo con seguridad pues se veían muy desnutridos.
Les pregunte quienes eran y donde se encontraban sus padres, pero ellos solo se arrinconaron en el viejo colchón desabrido que les servía de cama y la esquina de la pared de ladrillo que intentaban usar de refugio.
Me acerque con cautela aclarando que no les haría daño, pero no fue sino hasta que uno de ellos extendió su dedo índice me di cuenta de que no me temían a mí sino a lo que había detrás.
Volteé hacia la puerta de la habitación, me di cuenta de que el pequeño apuntaba hacia el descanso de las escaleras que daban al piso de arriba, había dos siluetas que se veían desde el pequeño palco, parecían abrazados en total calma como si contemplaran una escena de lo más cursi.
Cuando llegue a donde ellos se encontraban me percaté de que se trataba de figura de un hombre y una mujer que efectivamente se abrazaban, pero no era porque estuviesen enamorados…estaban muertos y cosidos por el costado como si fueran siameses. Contemplo con miedo la escena cuando de pronto una mano entre las sombras me sujeta y cientos de puntos de luz me deslumbran acompañados por la al principio lejana voz de Sandy llamándome con preocupación.
Ella dijo que me he desmayado y que solo era una pesadilla...pero todo fue tan real... ¿Qué diablos ha sido todo eso?


02 de noviembre de ---
10:00 am
Ayer en verdad fue un día extraño...
Desde el apagón he sentido que veo dos escenarios diferentes en tiempo real, mientras desayunaba con mamá he visto nuevamente a la pareja muerta que se abraza o me encuentro en la calle intentando llegar a algún lado, lo cual la ha asustado, pero le dije que aun sentía mi “cerebro dormido” Sé que debí haberle dicho lo que paso ayer en el recorrido del terror, pero no quiero arriesgarme a que me llame loca…
Le he comentado esto a Sandy. Primero pensó que se trataba de una broma y después me ha dicho que quizás todo ha sido un sueño mientras estaba inconsciente debido al ataque que según ella tuve cuando se fue la luz, pero cuando he comenzado a describirle todo lo que vi durante mi “desmayo” y esta mañana se quedó seria.
Me dijo que hoy iremos con Jackie, una médium, Sandy dice que es una muy buena y que quizás nos ayudara a descubrir si lo que vi fue realmente un sueño o algo más
Solo espero que tenga razón…


03:00 pm
Pensé que la casa de una médium era como lo mostraban en televisión; una sala con una mesa y sillas sencillas con una bola de cristal en el centro y nuestra anfitriona portaría una especie de turbante en la cabeza vistiendo ropas afelpadas de colores brillantes de unos treinta y tantos años, pero no fue así.
Jackie apenas se está acercando a sus 25 años como nosotras y su casa -bueno la de sus padres- estaba sencilla y hermosamente decorada, aunque no puedo decir lo mismo de su habitación, pues pese a que la blanca pared está cubierta de algunos posters de bandas, series y actores hay varios dibujos raros con estrellas de 5 o más puntas junto con esos mándalas anti estrés.
Cuando le comenté sobre todo lo que había visto durante el apagón, ella permaneció en silencio y escucho hasta el último detalle de lo que recordaba. Una vez terminada mi explicación, Jackie me hizo varias preguntas extrañas; sobre si escuche algo además de los gritos provenientes de la llama gigante, si había visto los rostros de las chicas de la sala o si sabía hacia donde debía de ir cuando en el “otro escenario” buscaba con prisa el autobús a lo que le dije que no.
Jackie comenzó a poner varias varitas de incienso que desprenden un olor bastante agradable y le pidió a Sandy que empezara a colocar unas velas de colores alrededor de su cama y sacaba su cámara del bolsillo de su pants mientras me pedía que me recostara, le pregunte para que era esto, pero todo lo que me dijo fue que haríamos contacto con la figura que ardía en fuego.
No creo que sea una buena idea…


4:00 pm
Me recosté en la cama de Jackie y comencé a hacer unas cuantas respiraciones con los ojos cerrados, podía oír los latidos de mi corazón yendo al compás mientras el aroma del incienso me invadía y Sandy cantaba un mantra hindú.
Comencé a sentir como mi cuerpo vibraba y todo a mi alrededor se desvanecía mientras flotaba en la oscuridad escuchando el canto de mi amiga como un eco lejano
-¿Qué es lo que ves?-me pregunto Jackie desde algún lado en la negrura
-No veo nada-respondí con tranquilidad
-Respira profundamente. Inhala...exhala-me ordeno con calma
En cuanto seguí sus instrucciones, sentí como mi cuerpo comenzaba a tocar el suelo y una pequeña llama de tonos naranjas se alzaban delante de mí.
Impulsada por la curiosidad extendí mi mano hasta que las yemas de los dedos rozaron aquella luz, la cual parpadeo bruscamente como cuando el flash de una cámara te deja temporalmente con la vista borrosa.
Cuando recupere la visión un escalofrío recorrió mi espalda estaba de vuelta en la casa...
Sabía que era de noche debido a la poca luz que entraba por la ventana de la calle, pero el silencio erizaba mi piel.
-¿En dónde te encuentras ahora?-pregunta Jackie
-En la casa
-¿qué es lo que ves? ¿El "chico flama" está ahí?-pregunta Sandy
-No. Solo estoy yo pero...
De pronto escucho un estruendo generando un eco en toda la sala pero antes de ubicar su origen aparezco en la cocina donde yace una persona tarareando…es una mujer vistiendo una especie de toga como las que usan los sacerdotes, parece no haber notado mi presencia aun…
-¿Qué hago ahora?-me pregunto a mí misma casi en un susurro
-¿Qué sucede? ¿Qué es lo que ves?
La voz de Jackie me sobresalta provocando que choque bruscamente contra una silla y su rechinido detiene el tarareo de “ella”.
Ella ha volteado hacia mí…eso no es una persona…es…es un monstruo, su cuerpo efectivamente tiene el aspecto de mujer pero la piel está totalmente estirada y tiene tono café igual que una momia, su rostro es espectral, no tiene ojos solo dos cuencas vacías que muestran la oscuridad infinita, lo poco que sobre de su nariz cuelga de apenas un pequeño trozo de piel, sus labios están carcomidos y en su lugar solo están los brillantes y deformes dientes filosos como los de un depredador.
Intento articular palabra ante tan abominable criatura pero se ha lanzado sobre mí como un animal hambriento, logro esquivarla y ella cae al suelo gritando, rugiendo moviéndose erráticamente bloqueándome mi única salida.
Tomo una de las sillas e intento defenderme pero sus brazos esqueléticos son más fuertes de lo que pensaba pues de un solo golpe ha quebrado el mueble, la fuerza del impacto me ha arrojado hacia la mesilla con especias, el brusco rebote de mi cuerpo produce un chasquido, algo me dice que un hueso se ha roto o quizás astillado.
Sin perderla de vista comienzo a arrojarle todo aquello que mis manos encuentran con la esperanza de golpearla pero ninguno de los cubiertos, platos o botecillos con especias parece dar en el blanco.
Pese a mis intentos de pedir auxilio a la médium mi boca no emite sonido alguno lo cual me produce más desesperación. La criatura ha esquivado todo lo que le he lanzado y ha estrellado mi cabeza contra la tablilla de cocina sujetándome el cabello.
Entre sus gruñidos y gritos oigo un susurro ininteligible, pero el tener esos dientes tan cerca de mi cara me hace ignorarlo.
Su rostro se ha tornado más deforme, la quijada ha caído como si fuera cera derretida y yo sacudo desesperada mi única mano libre con esperanza de poder arrojarle algo que la aleje de mí.
Mis dedos perciben un plato hondo cubierto de sal, lo tomo y le arrojo su contenido, su rostro café se ha tornado blanco y se deforma aún más como si fuera carne sobre un asador al fuego vivo.
-¡Maldita!- grita ella estrepitosamente como un perro herido mientras da manotazos con su mano intentando alcanzarme tapando su cara donde aún se oye la efervescencia que ha producido el condimento
Intento huir pero logra sujetarme haciéndome caer al suelo pero este se ha tornado ligeramente blanco debido a la sal, tomo un puño y se lo arrojo nuevamente a la cara produciendo un nuevo y desgarrador grito.
Corro por el pasillo hasta llegar a la sala buscando salir pero el eco de las voces de los niños con los gritos de la criatura solo aumenta mi miedo.
Cuando finalmente logro salir al garaje veo el portón cerrado con llave y cadena, pero el deseo de vivir me da el impulso para saltar sobre este y comenzar a escalarlo.
Tras de mi escucho a la criatura fingiendo una voz dolida pidiéndome que no me vaya, miro sobre mi hombro y ahí está con los niños y un esposo de expresión muerta
-¡No! ¡Tú no abandonaras este lugar!
Pese a sus gritos continúo escalando el alambrado del portón pero justo cuando estoy casi en la cima percibo el olor a carne quemada sin embargo no percibo ningún dolor sobre mi persona, de pronto ciento unas manos empujarme lo que provoca que caiga a la banqueta que hacía unos segundos permanecía oscura ahora es iluminada por una luz amarilla y naranja seguida de gritos desgarradores.
Cuando miro sobre mi hombro lo veo a él…un joven de mi edad que es consumido por el fuego mientras cuelga del alambrado pero pese al dolor me mira con tristeza, dolor y cierto alivio.
-¡Cor…corre. N-no mires atrás!
Lo último que veo antes de perderme en la oscuridad es su silueta desfigurándose por el fuego...
Continuo corriendo hacia ningún lugar, sin detenerme solo deseando alejarme pero es una luz blanca con forma de estrella la que ilumina mi camino antes de despertar sobre la cama de Jackie con los ojos llorosos y la respiración agitada.
Sandy me mira con preocupación pero la médium parece tranquila y al mirarla a los ojos siento la calma volver a mí.
-él…yo no…
-No podías ayudarlo en su momento, pero ahora conoces la verdad-Dijo Jackie
-¿la verdad?-preguntamos las dos al unísono
- ahora que la has visto…vendrá por ti...pero cuando ese momento llegue…la destruiremos…

{
}
{
}

Deja tu comentario La Bruja

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre